diciembre 06, 2011

Deseo -Capítulo 4:Autodestrucción


Capitulo 4: Autodestrucción

Al salir a la calle me encontré con un cielo nublado y un montón de sirenas de ambulancias, las cosas realmente se habían puesto feas en la noche. Mientras caminaba hasta el lugar de la cita pude ver como muchas personas se habían quedado sin casa y al voltear la vista al cielo distinguí al menos cinco columnas de humo negro alzándose hacía las nubes.

Al llegar al café me senté y dije que estaba esperando a alguien, fijé mi vista a la televisión y escuché que habían sucedido cinco explosiones más aparte de la primera que me había dejado sin energía eléctrica. Pensar en la increíble serie de mala suerte de la ciudad me perturbó un poco.

—No es muy tu estilo estar con el ceño fruncido —llego la hermana mayor y se sentó frente a mi — ¿se quemó tu casa?

“No lo sé, no me importa” respondí.

—Mira, te traje algo —buscó en su bolsa y sacó un libro —, lo olvidaste en mi oficina la primera vez que hablamos.

“Ah” dije sin mucho interés.

— ¿Qué te pasa? —preguntó.

“Nada” respondí.

—Estás… —dudó un poco — ¿ausente?

“No lo sé, tal vez sea que la ciudad se va al carajo en una noche…” Esta vez yo corté mis palabras.

Ella pidió 2 cafés y nos los sirvieron rápidamente pero muy calientes, supuse que las explosiones no serían buenas para el negocio.

—¿Por qué te ves como un pez fuera del agua? —Preguntó—, siempre estás tranquilo pero ahora estás tenso y volteas a todos lados sospechando.

“¡Que no lo sé!” esta conversación repetitiva comenzaba a desesperarme.

—¿Sabías que le paso algo a la piedra? Antes cumplía deseos y ahora está quitando deseos —¿Y a mí que me importaba eso?

“No creo que eso sea posible, todo sobre la piedra es muy tonto, empezando por desear con una bomba orgánica” Definitivamente, no tenía sentido.

—Es un decir, has leído poesía ¿no?

“Si, y me parece una verdadera tontería” respondí.

—¿Por qué te parece una tontería? Si a un humano le das la esperanza de obtener algo gratis no le importa la lógica o el cómo fue obtenido, ese es el principio de robar objetos y revenderlos más baratos. Presiento que a ti te han timado y por eso no confías ya en eso —Ella bebió su café y se quejó por el calor de este. Justo a nuestro lado se escucho el sonido de algo pesado al caer.

—Valore su frágil vida y deme todo su dinero ¿no le parece interesante? Un movimiento de la muñeca y usted estará muerto —Estaban asaltando al dependiente con una navaja y por ello, en su sorpresa, había dejado caer una cacerola llena de café hirviendo.

Estaba cerca del suceso y se me ocurrió una idea, tomé rápidamente la tasa de café y la lancé contra el asaltante derramando el contenido (que aún estaba hirviendo) sobre él. Mientras se quejaba lo embestí contra el mostrador y él, por la sorpresa, tiro su navaja al suelo y pude recogerla.

“¿Sabes? No solo la vida de los atacados es frágil…” Aún podía ver el café escurriendo por su joven cara, era más joven que yo aunque dentro de unas horas la piel afectada se arrugaría por las quemaduras y sería difícil pensar su edad pero no me importaba, lo tenía bien merecido “…Así que valora tu vida y lárgate”

El muchacho obedeció y salió corriendo.

—Permítame rellenarle la taza en agradecimiento —dijo el cajero.

“No gracias, perdí las ganas de tomar café” le contesté y me volví a sentar frente a la persona con quien conversaba.

—Veo que sabes defenderte —comentó mientras miraba como limpiaban el café que había derramado al combatir contra el asaltante.

“Siempre fue víctima de abusadores así que tarde o temprano aprendí a pelear por mi vida” Contesté, tuve un pequeño recuerdo de mi cuando era más chico, una vez termine ocultándome, llorando, detrás de la dichosa piedra mientras sangraba por un piedrazo que me habían propinado.

—Y por eso prefieres evitar a la gente —ella siempre sacaba sus propias conclusiones pero normalmente eran correctas.

“Si” solo asentí, era buena leyendo gente.

—Pero el bullying decreció en algún momento de tu vida —Ella estaba en lo cierto.

“Efectivamente, después de que me propinaran un piedrazo, ya nadie me volvió a molestar…o a hablar más de lo necesario si quiera” comenzaba a unir los puntos, creía que me llevaría una sorpresa.

—Esa noche fuiste a la roca ¿no? —comentó.

“Si, y desde entonces voy casi diario” contesté “O al menos iba antes de conocer a tu hermana” Ella me había quitado el habito, ella me había quitado la soledad.
—Entonces supongo que tu deseo fue que la gente te dejara en paz —ella se echo hacía atrás en su asiento—, algo así como pedir invisibilidad solo que te seguían viendo.

“Pero yo no pedí nada” efectivamente, no había pedido nada aunque ya imaginaba el por qué, no lo había pedido pero lo había deseado.

—Para desear algo no necesitas decirlo en voz alta —Justo como lo sospeche—. Ahora la pregunta es: ¿porque mi hermana pudo violar totalmente tu deseo?

“Lo mismo me pregunto” ¿por qué me había dirigido la palabra en primer lugar?

—Tal vez fue el destino, sufrieron prácticamente lo mismo —ella descompuso su sonrisa y desvió la mirada —, ni nuestro padre la respetaba…

“¡¿Por qué?!” eso sí no me lo esperaba.

—Para él lo era todo los logros académicos y ella nuca fue buena en la escuela, siempre estaba deprimida y nunca tuvo amigos…a decir verdad ni yo la trataba bien —La culpa se dibujo en su rostro.

“Ya veo” comencé a pensar desde el mismo punto de vista que había pensado con mi caso y la conclusión era obvia “Pero un día todo cambió”

—Cuando me convertí en mayor de edad no podía soportar el maltrato hacía mi hermana y desee en el fondo de mi corazón ser una mejor hermana —ella llevo sus manos al pecho—. Ese día me enfrente a mi padre con valor sacado de la nada y él se enojo mucho y se fue de la casa, nuestra madre murió al poco tiempo…

Yo estaba sorprendido, no sabía que decir.

—Así que la piedra me cumplió, de una manera muy enferma y trastornada, el deseo de ser una buena hermana —hizo una pausa para respirar, sus ojos estaban vidriosos—. No tenía a nadie más que a su hermana para depender y ahora tengo miedo de que pasará cuando la piedra se lleve mi deseo.

“No creo en la piedra” dije, aunque la realidad era que ya estaba comenzando a creer en ella “Pero no creo que te vaya a quitar algo más, ya te quito demasiado” Intentaba animarla, no sabía si lo estaba logrando.

—Sobre ella… —su maquillaje se comenzó a descomponer—, Ella se encerró en su cuarto y no ha salido desde que fueron al parque de diversiones y ni siquiera me ha dirigido la palabra así que supongo que ya no soy una buena hermana.

“Eres una hermana genial, voy a intentar sacarla de ahí” me levanté y estaba por irme pero me detuvo.

—Toda la ciudad está consciente de que la piedra se está llevando todo pero prefieren actuar como si no supieran—hizo una pausa y dio un suspiro muy grande—, los deseos han sido de todo, desde evitar que una persona muera hasta evitar un accidente así que te encontrarás con una ciudad demente en este momento.

“No sé por qué lo imagine...” contesté “no te preocupes, no me traumaré porque, con deseo o no, no me importan las demás personas”

—Te crees misántropo ¿no es así?

“Soy misántropo, desprecio a la humanidad y vivo para mí mismo” respondí

—¿Entonces porque llegas a tanto por mi hermana? —para esa pregunta tampoco tenía respuesta y me quede cayado—. Yo diría que más bien eres demasiado bueno, tan bueno que desprecias cualquier acto en contra de ellos, todos son muy egocéntricos —su llanto le hacía pararse en medio de frases- pero tu lógica te permite saber que el centro de la tierra no es nadie si no magma con un gran poder gravitacional.

“no entiendo a que quieres llegar” respondí con franqueza.

—Porque la vida te ha tratado mal prefieres evitar a todos pero en realidad te cuesta mucho trabajo, eres demasiado noble y saltas a la primera de cambio si es que alguien te importa —Toda su filosofía me estaba mareando así que decidí interrumpirla.

“No sé ni me importa. Ahora, si me permite ir por su hermana” dije con un tono sarcástico. Ella comenzó a reírse.

—Más bien, supongo que eres nihilista.

Salí del lugar acordado justo para ver como un niño se disolvía y se convertía en polvo justo frente a su madre que comenzó a perseguirlo. Todo era justo como en mi sueño.

1 comentario:

  1. Este capitulo es muy bueno. La platica la senti agil y muy intuitiva, asi hablan a veces las personas, me agrada.

    A su vez, el como todo esta de cabeza y se conecta con la piedra, las hipotesis y como al final parece todo embonar es genial.

    Lo que mas me gusta, es justamente como todo empieza a perder forma, es magnifico. Porque conforme todo se desploma, la historia agarra sentido y empieza la magia real.

    ResponderEliminar

¿Qué te pareció la historia?