marzo 30, 2012

Simulacro- Prólogo: Sábados lluviosos en el mes de Julio


Aun si hablara, no lograría nada, las cosas están escritas sobre piedra y no cambiarían en lo absoluto. Haga lo que haga ella se desvanecerá inevitablemente ¿Por qué?

Era un sábado lluvioso del mes de Julio. Llovía tanto que una calle usualmente atiborrada de gente tenía un transito más razonable.

Son las doce y media y yo entré a la calle por costumbre. Es una calle peatonal hermosa con jardineras coloniales y suelo de adoquín además de estar repletas, de extremo a extremo, de negocios pequeños para pasar el rato; podías ver tu futuro en las cartas o tomar café en la terraza o una comida más completa en otros lugares.

Doce treinta y cinco de la tarde. Me estaba abriendo paso entre las personas cuando vi a una chica en el centro de la calle, desorientada y empapada por la lluvia a falta de paraguas,  que era ignorada por todas las personas que pasaban de ella como si no la notaran o si la hubieran ignorado conscientemente.

Inicia un debate en mi cabeza acerca de mi curso de acción. Podría abandonarla (lo tendría bien merecido por meterme en ésta situación) o ayudarla como lo había hecho días anteriores a éste. Ya estoy cerca y no tengo tiempo de dudar, sigo avanzando y me decido.

Discretamente me coloco a su lado y detengo la lluvia con mi propio paraguas.

—¿Pasa algo? —dije intentando ser casual— toma mi paraguas y ve a dónde tengas que ir.

Me aleje lentamente después de dejárselo en las manos. Lo había conseguido.

Nada más de notoriedad ocurrió ese día. El tiempo pasó despacio como una floja tarde lluviosa del mes de Julio.

Me voy a dormir. Duermo bien.

Llega un nuevo día y me levanto, prendo la televisión para ver las noticias y anuncian el día: Un sábado lluvioso del mes de Julio.

1 comentario:

  1. Son chingaderas... esta madre no me dejo publicar omentario y era uno largo y hasta poetico D=< chinga tu madre blogger.

    Ahora si, me gusta el tono que tiene esta historia.

    Aunque "usas la formula" de siempre que te caracteriza, el poder de esta radica en los giros de argumento que le das. Siendo honesto, me encanta lo que escribes, tu haces que lo magico sea tan sutil pero a la vez tan mistico que simplemente me encanta.

    Por otro lado, se ve bastante interesante, para ser corto, tiene un buen empuje para dejarte agarrado. No lo creia posible, por eso no lo vi venir.

    Excelente, va bien eh.

    ResponderEliminar

¿Qué te pareció la historia?