noviembre 29, 2011

Aunquetome toda una vida - Prólogo: Hace mucho tiempo en el viejo país...

Eran los primeros años del siglo en el viejo país, la revolución amenazaba con asomar su altivo rostro y gritar contra los opresores en turno, el aqua vitae era lo ideal para reunirse en el pub con los colegas y nunca podía faltar un buen guisado. Eran tiempos inciertos en el viejo país y para todos sus habitantes.

Por esa razón, la gente se comportaba cada día de maneras más extrañas. Jugándose la vida por nada, vendiendo barata la piel e incluso cometiendo actos que se les viera desde el ángulo que se les viera, no tenían razón de ser.

Por esta desorganización de la gente y la predominante confusión sobre el estado de su país, los piratas y los mal llamados corsarios aprovechaban cada oportunidad que tenían para saquear en nombre de algún bastardo o incluso por su propio nombre.

Es de este modo que el viejo país se convirtió de repente en guarida de truhanes. Los pubs se volvieron los tugurios de estos “navegantes” y las costas del bello y amado viejo país se convirtieron en el campo de juego de estos desgraciados.

Es por eso que a un gran territorio marítimo y de la costa del viejo país se le llamo por muchos años “la pista de baile del diablo”. En honor a tan distinguidos comensales que solían reunirse en sus cercanías, a sus maneras tan caballerosas, su elegante y viril porte, el cortes lenguaje aprendido en sus recorridos y sus educados modos.

En esos días la situación aparénteme orillaba a los que vivían rodeados de esos perros de mar a malvivir de la mejor manera posible. Fue de esta manera que muchos terminaron caminando por la borda, atravesados por algún acero enemigo, siendo alimento para los tiburones en mar abierto o simplemente muriendo en una trifulca entre “colegas” del gremio en algún pub de tierra firme.

De este modo, entra en escena un personaje medianamente conocido en esa época: El filibustero Flogging “Dedos de oro”.

Dedos de oro era un personaje medianamente conocido, tanto en la vieja tierra como en los salvajes mares que la circundaban e incluso más allá de la imaginaria frontera del mar, tenía fama, no a la altura de los terribles bellacos de corso o de los desgraciados piratas, pero el también contaba con reconocimiento.

Se contaban varias hazañas y pillajes sobre Dedos de oro. Por ejemplo se hablaba de su viaje a las islas del interior y como regreso con la tripulación completa y además forrado en oro, también se mencionaba mucho la ocasión en que le robo en mar abierto a una banda de piratas un ancestral tesoro del continente más distante. Solo por citar algunas de sus hazañas.

Su mayor virtud consistía en haberse levantado de la nada, que un día no existía y una mañana, o tal vez una tarde, se empezaba a hablar de un tal Flogging y de la destreza inigualable de sus manos, ya fuese para dar un tiro de gracia pestilente a pólvora o la habilidad de batirse a duelo con acero en mano.

Precisamente, la última hazaña que había llevado a cabo fue hacer un viaje por las costas de “la isla del sentimental Johnny”, esta era famosa porque cualquier navegante del mar que se acercara, caía en una profunda nostalgia, alguna clase de embrujo o maldición tenía el lugar. Nadie podía ponerse de acuerdo, había gente que decía que se practicaban magias oscuras, otros que había una secta poderosa de brujos que trataba de llamar al diablo marino para que reclamase su pista de baile. Que todos los tesoros del mundo se encontraban allí custodiados por horribles fieras e  incluso, había quien decía que era por el canto de las sirenas.
Como fuese y a lo que se debiera, la constante era que, como Johnny (que de ahí debía su nombre), uno de los piratas más despiadados y sanguinarios, quien tocase o se acercase demasiado al lugar, entraría en tal locura y desesperación por regresar que terminaría perdiendo la vida en el mar o incluso quitándose la vida en tierra firme por la desolación.

Bueno, Dedos de oro había regresado con vida de su viaje a la isla del sentimental Johnny, pero era bien sabido que había sido víctima del poder contranatural que existía en ese lugar.

De tener el carácter hosco, de beber galones de Whiskey como si no existiese un mañana y de vagar de puerto en puerto buscando la gloria del oro y despellejar a algún competidor en potencia, paso a sumirse en un banco del viejo pub de “la última noche del mundo” justamente uno de los sitios de reunión de navegantes más famoso del viejo país y que se encontraba en el corazón de las costas de la pista de baile del diablo, y mientras estaba muerto en vida, solía beber la cerveza más barata a la vez que con la mirada perdida en un rincón de esa pocilga, mientras suspiraba con desdén y melancolía.

Usualmente cualquiera pensaría que ponerse triste y sentimental en un lugar donde matar era el trabajo del día y morir de una manera brutal era la muerte natural sería el peor lugar. Pues es verdad, salvo que la fama de Dedos de oro no había sido ganada en vano y a pesar del profundo estupor en el que se encontraba el Filibustero, lo cierto era que ninguna sabandija o perro de agua dulce era capaz de ponerle un dedo encima.

Su descanso soporífero solo duro un par de meses hasta que se corrió la voz de que Dedos de oro  se encontraba en la última noche del mundo  buscando tripulación, vendiendo cara la piel al mejor postor o incluso, simplemente midiéndose con quien tuviera las agallas de plantarle cara. Los rumores desde que la humanidad pudo comunicarse, eran el verdadero mensaje que se transmitía en la tierra y sus confines.

Fue así como oyendo los rumores, tanto de la búsqueda de sangre, como de que había traspasado las fronteras  de la isla del sentimental Johnny, un Tahúr y pirata independiente, medianamente conocido del mismo modo que Flogging,  opto por probar su suerte y encarar al afamado Dedos de oro, capitán del Vendetta.

El nombre del amante de la suerte y las apuestas era Donovan, conocido en el bajo mundo simplemente como Shamrock, en honor a su suerte y sus pasiones.
Mientras que Dedos de Oro era un maestro con la espada, Shamrock era simplemente un pillo con mucha suerte para la espada y la vida en general, su única habilidad nata era su lengua que podía endulzar cualquier oído con cinco palabras o desencadenar el fin del mundo. La fama de su lengua, precedía incluso a su de por si legendaria buena suerte.

Aun así, era un hombre de pocos temores y de ideas aventuradas e incluso arriesgadas hasta la muerte, a tal punto, que aun a sabiendas de que Dedos de Oro estaba asediado por toda la chusma y peor ralea de los confines del viejo país, no se dejo amedrentar y con firmeza fue a verle a la cara.

Ese día llovía con tal ímpetu que por lo menos debía terminar en un diluvio catastrófico. La última noche del mundo estaba posicionada a unos metros de la playa y su pálida luz era un pequeño faro en la negrura del horizonte.
Las botas negras de cuero de Shamrock dejaban huellas profundas que se desdibujaban de la arena gracias a la lluvia y a la sangre fresca de la clientela del pub.

Decidido y sin arrepentimientos, dudas o temores, la bota derecha del tahúr planto tremenda patada en las puertas del local que del impulso tiro a dos borrachos que se batían a muerte por el último tarro de aqua vitae.

Y así es como empieza esta historia…

—Sabia que aquí te encontraría— dijo con una sonrisa el que gustaba de tentar a la suerte—. Flogging “dedos de oro”, ni más ni menos.
—Donovan— dijo el interpelado sin apartar su mano de su vaso de whiskey ni su mirada de la mesa.
—Vaya, supongo que fue ingenuo de mi parte esperar un recibimiento más emotivo de alguien que se presume ya está muerto en vida.
—No tengo nada que decir—respondió Flogging dando la espalda y recargándose de lado en la pared.
—Venga, vine a hablar de negocios contigo te guste o no— Donovan tomo un banco de otra mesa y se sentó a un lado del desinteresado filibustero—. Quiero llegar a un trato que pueda hacernos felices a los dos. Corren fuertes rumores de que estas locamente enamorado de una sirena que se robo tu felicidad y el placer que sentías al hurtar y matar.
—Yo nunca sentí placer por tales cosas.
—Bueno. Lo importante es que no negaste la idea de la sirena, bien, ya sé por dónde vamos entonces—una sonrisa malévola ilumino su rostro—; pagara tu ayuda con mi ayuda, en cualquier empresa que requiera de mis habilidades de estafador o de asaltante marino.
—Me tiene sin cuidado si me regalaras tu alma Donovan. Yo no tengo nada que pueda hacerme mover de aquí ya.
—Mientes de una manera demasiado evidente. Hablas con “shamrock” compañero de bravuconerías, aquel que ha sido capaz de apostar contra la muerte, el destino y las peores escorias del mar y ha salido airoso en cada envite—dijo a la vez que agarraba orgulloso con sus manos su casaca azul marino—. Así que dejemos de lado este juego absurdo y vayamos al grano—planto firmemente la diestra en la mesa y la siniestra la poso en el hombro de dedos de oro—. Me doy a entender, espero.
—Quiero creer que si te escucho te largaras—dijo Flogging aun sin voltear—. ¿Verdad?
—No te puedo prometer nada mí apreciado colega— la sonrisa se ensancho más todavía.
—Si tuviera mejor humor— Flogging se dio vuelta al tiempo que de un manazo quitaba la mano del tahúr de su hombro—, te mataría de una manera brutal.
—Doy gracias porque estas al borde del suicidio amigo.
—¿Qué quieres de mi Donovan? Ya no tengo tripulación alguna, después de visitar los alrededores de la isla de Johnny les premie con su libertad, maldita libertad. Solo me queda mi nave y mis manos, y no sé qué beneficio podrías sacar solo de eso.
—Con eso me doy abasto. Siempre podemos contratar por unas monedas de plata un par de manos baratas para el trabajo pesado. Lo que me interesa es que tú tienes un barco y que eres un digno compañero de aventuras, al menos se que eres un hueso duro de roer. Tú pones la nave y tus habilidades de oro y por mi parte yo pondría mi suerte de cuatro hojas y mi dinero. Ambos ganamos.
—¿Qué buscas? ¿Qué tesoro es el que anhela tu codiciosa carne?
—No es nada que no pueda beneficiarnos a ambos. Quiero ir a un lugar al que ya fuiste, quiero desentrañar las maravillas que oculta esa isla terrible y de mito de la que tú regresaste sin alma. Quiero los tesoros de la isla del sentimental Johnny.
—Y a cambio de llevarte a ese lugar…
—De llevarme allí, ayudarme a conseguir mis tesoros y a sacarme con vida—enfatizo—yo, mi despechado y maltrecho dedos de oro te ayudare en lo que sea que tengas en mente—Su mirada era seria y calculadora, como si hubiese puesto sobre la mesa por apuesta su alma—. No aceptare un no por respuesta, si es necesario, lo haremos por las malas.
—A pesar de ser un viajero del mar de asquerosa reputación, me fio de que este trato será respetado bajo el código pirata—dedos arqueo su ceja derecha y miro inquisidor a su compañero de mesa.
—Es evidente. Sé que no me consideras un caballero y no finjo serlo, pero aun así, te doy mi palabra de honor y bajo juramento te aseguro que cumpliré a rajatabla lo dicho, de otro modo, que me hagan caminar por la borda y sirva de festín a los tiburones y todas esas pestes marinas. —Finalizo haciendo un desdeñoso ademan con su mano derecha a la vez que sonreía confiado.
—Ya veo— Flogging se levanto lentamente, miro a la cara a Donovan y sonrió mostrando dos dientes de oro y los colmillos anormalmente afilados—. Es un trato camarada —Le dio su mano diestra en señal de cerrar el trato. Cuando estrecharon manos susurro para sí mismo—. No sabes lo baratas que has vendido el alma y la piel.

6 comentarios:

  1. Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

    ResponderEliminar
  2. Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

    ResponderEliminar
  3. Me alegra que estés escribiendo una historia de fantasía, viejo Kaifan. Creo que se te da bien la ambientación de piratas, y conociéndote, tal vez encuentre unos piratas muy humanos a diferencia de lo que estoy acostumbrado a leer. =)

    En otros aspectos, escribes fluido, viejo amigo. Eso da gusto. Eso sí, todavía hay cosas que mejorar, y no en la fluidez; sino en otros aspectos técnicos como en la cohesión de los diálogos y la profundidad de los personajes (en lo primero en realidad casi nada, pero revisa los diálogos de Alx del último cuento que publicó y que yo le comenté (uno del ambiente shoegazing), en verdad es muy bueno; en lo segundo, mi comentario no tiene muchas bases porque he leído muy poco todavía, pero lo pongo como anotación nada más. Vamos a ver cómo los vas tratando, y como vas manejando el realismo, si es que claro, le quieres dar). En realidad es poco lo que hay que mejorar, pero ya sabes, los últimos empujones son los más duros.

    Sobre otro punto para que mejores, quiero tocar algo muy problemático en las historias de fantasía que siempre nos afecta a todos: dar información. Es que como son tantos nombres raros y tantos personajes, soltar la información de golpe ni de a puchos pequeños puede causar confusión. Para eso es mejor usar escenas o diálogos. Eso hace que el lector no se olvide de lo que va leyendo. Por ejemplo, en tu fragmento la presentación de Donovan me pareció un poquito rápida. Yo quería saber un poquito más de dedos de oro, familiarizarme más con él, ya sabes, conocerlo un poco más a fondo... Es decir, un capítulo para Donovan, otro para Dedos de oro, y otro en el que se reúnen. Ahí tienes un círculo básico bien trazado en el cual puedes dejar algunos cabos sueltos. Si es que trabajas un cuento creo que podrías hacerlo en capítulos pequeños. Amigo, sólo lo pongo como acotación para que lo tomes en cuenta en tus escritos futuros. Ya sabes, compartir la información. =)

    En fin, de todas maneras es un buen trabajo que voy a seguir. Espero lo termines, y si no lo terminas te voy a clavar una varilla de acero en el... !?!?!?!?!?!?!?! xDDDDDD digo... si no lo terminas pues veamos hasta donde llegas, que de igual manera será un placer leerte y ver como vas mejorando. En serio, me pareció divertido leerte, más que otras veces.

    Mañana voy por la continuación.

    ;)

    Abrazos. ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo he leido viejo Tarde, pero seguro. Tomare en cuenta todos y cada uno de tus consejos, en especial el de los dialogos y que halagador leer que esta vez te parecio más entretenida la lectura, de eso se trataba y creo que lo estoy logrando.

      Solo diria que como es un relato que va a ser un poco más largo, todos tendran su tiempo a escena para ser tratados un poco más a fondo XD

      Y vaya con esas amenzas, tengo más que claro que debo acabar esto XD

      Gracias por leer amigo mío y por comentar.

      Eliminar
  4. ok, comentario por capitulo

    como ya te había dicho, si en las primeras hojas me gusta lo leeré :P, aún no me puedo dar una idea clara del asunto, y no sé tanto del tema como quisiera, pero siento que en algunas partes puede ser solo cuestión de redacción, y las mayúsculas no se si es nombre propio o que onda. Pero fuera de eso me gusta el mundo de los piratas :D, veamos que tal esta el asunto

    ResponderEliminar
  5. ahora, ya después de "plasmar" la "primera impresión",estoy de acuerdo a la sugerencia de Juno, me hubiera gustado saber un poco mas de "Dedos de oro", a lo mejor eso viene después

    ResponderEliminar

¿Qué te pareció la historia?