diciembre 15, 2011

Intrusión -Nabile


Me hubiera gustado leer más de ésto pero bueno, los autores serán siempre los autores. Aquí tenemos a otra escritora con un pequeño monólogo bastante interesante, otra historia corta con un potencial para más pero que la autora prefiere dejar corta y agradable.

Esperemos ver más de ella en el futuro. probando letras más pequeñas para no ser tan intrusivo con mis notas (disculpen la broma, fue inevitable).
Disculpa la demora Nabile, mala memoria junto con varios juegos y libros nuevos. __________________________________________________________________

Incluso después de haber intentado ser sociable, al menos un poco más de lo que su inteligencia emocional le permitía ser, no podía explicarse cómo es que había sido tan fácil “agradar” a todas las personas con las que hablaba. Siempre había creído que acercarse a las personas y ganarse su confianza era una cosa muy complicada, incluso más complicada que compilar todas las leyes de la fisica en un enunciado. 

En un principio lo tomo como un experimento, calculaba todos sus movimientos, lo que decía, como tratar a las personas de acuerdo a sus gustos y formas de ser, pudo haber escrito un libro titulado “Métodos para agradar”. Repito, todo comenzó como un experimento y de pronto se encontró en una agradable comida con esas personas riendo apaciblemente, dejando su mente en blanco, algo bastante raro en su persona, ya que era bastante calculadora.

Pero lo que más le intrigaba después de analizar las actividades de su día era ¿Qué demonios estaba haciendo? Supuestamente nadie debía salir lastimado en ese experimento…bueno, al menos no algo que tuviera un valor especial, por ejemplo sus mascotas y libros.

Pero poco a poco la frágil y dura barrera que cubría su verdadera personalidad se desmorono sin que se diera cuenta, y comenzó a convertirse en lo que más temía. En una persona normal. Todo esto en medio de un gran mar de deseos y esperanzas rotas.
Y de pronto su mayor temor apareció, aquella sonrisa juguetona llena de maldad pero a la vez inocente le hizo estremecer y salir del estado vegetal en el que había entrado momentos antes, cuando cerro su mente al interesantísimo debate sobre peinados que se llevaba a cabo dos sillas a la derecha.

Esa sonrisa era su droga, lo había decidido desde la primera vez que  vio una delgada línea escarlata recorrer la comisura de sus labios.

De pronto sintió una mirada y encontró que su objeto de deseo le estaba observando curiosamente –No por favor, que no me mire así- imploro al cielo mientras inclinaba el rostro hacia el frente, pues ciertamente esa mirada era difícil de sostener, y mucho peor si con el simple hecho de sentir su perfume le hacía derretirse y apartar la mirada.

Colocó disimuladamente su mano en frente de su rostro y observo por entre sus dedos si le seguía mirando. Lo seguía haciendo. Impaciente aparto su mano de la cara y le golpeo con un auricular que tenia de accesorio, solo por si se le ofrecía escuchar una canción. – ¿Crees que viéndome así va a cambiar mi cara o qué?- le dijo defensivamente, pues así era su personalidad, nunca ibas a oír de sus labios una expresión de gentileza…

Su acompañante le sonrió de la misma manera que solo un actor consumado podía hacer y le dijo- es que me encanta como te sonrojas-mientras le revolvía la maraña de rizos y dejaba su parte de la cuenta en la mesa para luego despedirse de los demás presentes y pasar a retirarse.

Se despidió de manera especial de ella diciéndole al oído –Te deje un regalo, encuéntralo- y desapareció por la puerta.
A la mañana siguiente ella poseía una reliquia,  a la cual lloraba, pues la misma imagen que le había obsequiado la noche anterior, esa misma sonrisa que le hacía sentir que nada podía salir mal, era la misma que conservo en su rostro hasta el último momento de su vida.

1 comentario:

  1. Vaya... yo antes solia ser así, a veces lo soy todavía. No con un metodo tan sistematico como para hacer experimentos sociales, simplemente soy uno de esos idiotas que piensan mucho en lo que hacen y en las posibles y variadas vertientes... en fin me desvio.

    Es muy llegador, es excesivamente corto para mi gusto XD pero, de alguna manera (obviamente, creo que por sentirme identificado) me llego y eso hace que me guste, más.

    No tengo mucho que aportar más que eso, que es muy emotivo, que se puede sentir la emoción de la persona que narra... pero nada más.

    A mi también me hubiese gustado leer más =) pero así esta bien.

    ResponderEliminar

¿Qué te pareció la historia?